Propuesta

taller.
(Del fr. atelier).
1. m. Lugar en que se trabaja una obra de manos.
2. m. Escuela o seminario de ciencias o de artes.
3. m. Conjunto de colaboradores de un maestro

TALLER DE PROYECTO/PROYECTO DE TALLER

taller

Entiendo al Taller de enseñanza de proyecto de arquitectura como un ámbito (Espacio) fermental de aprendizaje, producto de un proyecto académico integral y colectivo, donde discurran y confluyan todas las formas de expresión posibles e imaginables acerca de la ARQUITECTURA

Un taller que se defina como la ARQUITECTURA de la arquitectura

1,m.

El taller como ámbito implica: un espacio de reflexión, de crítica y propuesta.
Un espacio de acción/pensamiento y pensamiento/acción.
Un espacio que nos permite desde las prácticas (praxis+poeisis)[PRC] construir estrategias de comprensión teórica sobre la arquitectura y su forma de producción a partir de la especificidad del proyecto, como el principal instrumento del trabajo del arquitecto.

Un ámbito productivo, donde se producen objetos, espacios y ciudades, donde se produce pensamiento, un espacio de crecimiento personal y colectivo.
Un ámbito donde se adquiere, se CONSTRUYE y se difunde el conocimiento sobre el proyecto, uno de los SABERES troncales específicos de la arquitectura.

Un lugar donde se imagina (se proyecta) el futuro.

El proyecto es una construcción de futuro, podemos diagramar su trayectoria: sabemos de dónde partimos y a donde queremos llegar, pero la forma final siempre es incierta.

2,m.

El taller de proyecto de arquitectura es un ESPACIO DIDÁCTICO por definición, es un lugar donde los fenómenos de aprendizaje/enseñanza (Ap/En), enseñanza/aprendizaje (En/Ap) discurren más allá de metodologías pedagógicas, teorías de proyecto o estilos arquitectónicos.

El proceso de construcción de la solución (OBJETO) depende siempre de la construcción del problema (SUJETO). Es entonces dentro de esta relación indisoluble En/Ap y Ap/En que el proceso y la estrategia desarrollada para alcanzar el objetivo se vuelve clave, es una construcción que definiremos como DIDACTICA PROYECTUAL.

En esta visión didáctica el taller de proyecto se convierte en una herramienta de Enseñanza/Aprendizaje de sesgo constructivo (PIAGET, VYGOTSKI) donde el estudiante construye el saber, el docente apoya y guía desde el conocimiento del oficio.

En esta Didáctica Proyectual se establecen dos planos de desarrollo de la construcción del saber:

Un plano estrictamente individual signado por el auto reconocimiento de las destrezas y las limitaciones personales (hablamos del estudiante y del docente indistintamente), siempre mejorables a través de la reflexión, de la capacidad de desarrollar procesos autocríticos y evaluaciones.

Otro, colectivo, signado por la apoyatura y respaldo que genera el grupo a partir de prácticas de reflexión, que nos permite construir desde las PRC andamiajes conceptuales provisorios para entender y poder explicitar los modos de producción de la arquitectura.

El colectivo docente tiene el desafío y la responsabilidad entonces de proponer los soportes, dinámicas, y disparadores conceptuales que entienda más pertinentes para que se produzca la producción del objeto.

Y en consecuencia la celebración del aprendizaje/enseñanza.

La construcción del problema debe transitar necesariamente por una actitud madura del docente que permita el desensamblaje y la deconstrucción de los OBJETOS, su reconstrucción CONCEPTUAL, su contextualización y descontextualización, el cambio de perspectiva, las distintas miradas que

ocurren hacia el objeto desde la disciplina y desde los territorios de frontera de la arquitectura.
Esta construcción debe admitir y fomentar cambios de estado crítico en todo momento el pasar del plano ABSTRACTO al plano CONCRETO nos conforma un marco epistémico donde toda conjetura proyectual deberá ser demostrada y como tal es campo de investigación proyectual.

“…yo no quiero saber, yo deseo ignorar; porque quiero estar del misterio para allá….El arte toma su raíz de la vida. No es copiando la realidad que se hace arte. Es siendo Artista” (JTG, La recuperación del Objeto).”

Esta construcción implica el reconocimiento de la ARQUITECTURA como una PRACTICA CULTURAL con un fuerte compromiso SOCIAL con el contexto a que pertenece.
Es desde estos enunciados que el taller de proyecto debe asumir la responsabilidad central que le corresponde en la formación del arquitecto y debe convertirse a nuestro juicio, en un ámbito trascendente a la cátedra convencional propendiendo al fomento de la docencia integrada a la investigación y a la extensión universitaria.

El proyecto académico integral del Taller que proponemos busca a través de estas consideraciones didácticas obtener el nivel más alto de calificación en la especificidad de la disciplina.

El conocimiento de los saberes que integran la arquitectura no es taxativo, el conocimiento proyectual no tiene límites, sus bordes son cada vez más difusos y se internalizan en la cultura cotidiana que construirá a su vez aquellos valores que nos trascienden como colectivo social, en definitiva por los que seremos reconocidos.

Repetimos: el proyecto es una cuestión de futuro.